La Mirada de Jesús: cómo me ve y cómo lo veo hoy

Muchas veces oí decir que la mirada de Jesús debía ser impresionante, maravillosa y compasiva, de hecho, en los textos bíblicos podemos encontrar referencias que nos permiten intuir la forma que tenía Jesús de mirar, por ejemplo al joven rico, a la viuda, o a Zaqueo, a quienes miró con ternura, comprensión y amor, pero solo al tener la experiencia del voluntariado pude vivir con certeza y en primera persona lo que es la mirada de Jesús.

Descubrí esa mirada en los ojos de los residentes, que no tienen voz, que no tienen gran movilidad y no tienen más para ofrecer que una mirada llena de amor y gratitud sincera.

Al compartir con ellos, al jugar, al alimentarlos en sus salas, al sentir y ver sus gestos pude ver la paz y la alegría más profunda y sentir que era Jesús quien me veía y me sonreía sin palabras a través de ellos, quien me miraba con amor, con compasión… ¡era Jesús!, aquel ante quien solo soy lo que soy, y me dio la oportunidad de sentir su presencia a través de cada uno de los jóvenes, niños y adultos en Virgen del Socorro.

Algo dentro de mí cambió para siempre.

Desde mi primera experiencia de voluntariado, algo dentro de mí cambió para siempre: pude conocer más de mi misma y más del verdadero y más puro amor de Dios manifestado en la tierra a través de los ángeles que viven en Virgen del Socorro; por medio de los colaboradores pude también sentir gratitud y esperanza al ver como diariamente dedican su vida a cuidar de todas esas almas y tienen el gran regalo de servir en ese Santuario de Humanidad que trae vida a quien lo visita y a quienes admiro por su gran valor y riqueza al estar allí.

La vida es más que lo que poseemos o lo que vanamente deseamos

En mi experiencia aprendí que la vida es más que lo que poseemos o lo que vanamente deseamos, y que desprenderse e incomodarse por otros dándote a ti mismo y valorar las miradas, los afectos y el cariño sincero enriquece el espíritu y alimenta la fe, esa certeza del amor de Dios que no vemos a simple vista pero podemos sentir a través de otros.

Vivian Cianca. Sin Limites, Voluntarios Panamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s